Acusados por propinar una paliza mortal
16/10/2012
(página 1 de 6) Artículo completo

Erick Rivera Nazario, un teniente con 28 años en la fuerza, aún vestía el pantalón azul del uniforme de la Policía cuando escuchó ayer en la corte federal que dormiría en la cárcel por presuntamente violar los derechos civiles de un joven y su padre en medio de una paliza propinada el día de las elecciones generales de 2008.

Ayer también fue arrestado en Guánica por el mismo caso el agente Jimmy Rodríguez Vega.

De ser hallados culpables, ambos agentes policiales encaran penas de diez o más años de cárcel.

El joven agredido por los policías moriría después como consecuencia de los golpes recibidos, en un caso que, a nivel estatal, involucró a otros agentes policiacos y desató una intensa polémica pública cuando en su momento una corte estatal ni siquiera halló causa para juicio.

De 50 años de edad y con estudios graduados en la Universidad Interamericana, en San Germán, Rivera Nazario fue
Siguiente
Volver a Portada
Portada > Portada
Anterior Siguiente