“Gracias a Dios que se está haciendo justicia”
octubre 16, 2012
(página 1 de 4) Artículo completo

YAUCO - Los padres de José Luis Irizarry Pérez albergan la esperanza de que los policías arrestados ayer por el incidente en que murió su hijo pagarán por ese crimen.

"Estos arrestos no me quitan el dolor por la pérdida de mi hijo, pero uno se siente más aliviado. Gracias a Dios que se está haciendo justicia, que (los federales) sigan pa' alante y que sigan limpiando la casa", expresó José Luis Irizarry Muñiz, padre de José Luis, a quien llamaban Gordo.

José Luis tenía 19 años cuando murió la madrugada del 5 de noviembre de 2008 en medio de un incidente en el que recibió golpes con rotén por parte de agentes. El cuerpo tenía golpes por todos lados, incluso en el área del pecho, describió el progenitor.

Era la noche de las elecciones generales cuando el joven salió con su padre a celebrar el triunfo de los novoprogresistas y encontró la muerte.

Irizarry Muñiz, quien llevaba una camiseta con la foto del occiso, relató que casi a diario visitaba la tumba de su hijo confiado en que algún día se haría justicia.
Siguiente
Volver a Portada
Portada > Noticias
Anterior Siguiente