Complejo panorama para la estadidad en consulta de noviembre
octubre 16, 2012

WASHINGTON - El Partido Nuevo Progresista (PNP) nunca ha ido a un plebiscito de status en mejor posición para dar una barrida y lograr, por vez primera en la historia política, una victoria para la estadidad.

Pero aquella confianza de que una vez tachado el Estado Libre Asociado (ELA) la estadidad arrasaría, se difumina en las encuestas, en momentos en que se acerca el referéndum del próximo día 6.

Aunque el gobierno de Luis Fortuño y el PNP -con el respaldo del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP)- crearon un concepto que en la segunda pregunta de la consulta le permitiría a la estadidad eludir competir directamente con el ELA territorial, la anexión plena tiene dificultades en las encuestas para alcanzar el 50%.

La estadidad nunca ha ganado una consulta de status, quedándose en menos del 47% cuando se ha enfrentado al ELA y la independencia en los plebiscitos locales de 1967, 1993 y también a “ninguna de las anteriores” en 1998.

Problemas con el “No”

Esta vez el liderato del PNP propone a los electores de Puerto Rico un referéndum que busca rechazar el ELA, a través de una primera pregunta en la que los electores podrán votar “Sí” o “No” en torno a mantener la “condición territorial actual”. La más reciente encuesta de El Nuevo Día le otorga al “Sí” un 51%, frente al 39% del “No”.

En la segunda pregunta, la estadidad se enfrentaría directamente al ELA soberano (libre asociación) y a la independencia.

El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, ha reconocido que, si se apoya mantener el actual status territorial, el debate de status no avanzará en la capital federal durante el próximo cuatrienio

Pierluisi sostiene que para el PNP reclamar un triunfo en el referéndum necesitará un voto a favor del “No” y que la estadidad logre mayoría absoluta, un resultado que todavía augura, aunque las encuestas la tienen por debajo del 50%. “Si prevalece el ‘No’, es suficiente para iniciar el proceso de resolver el problema del status”, dijo Pierluisi.

Para el abogado estadista Antonio Monroig, consultor en Washington y quien fue secretario adjunto del Departamento de Vivienda federal (HUD) durante la presidencia de Ronald Reagan, las encuestas “hay que tomarlas con un grano de sal”, pues muchos no dicen cómo quieren votar. Pero piensa que el ELA soberano o libre asociación ha estado nivelado con la estadidad, porque está recogiendo “los votos que irían al ELA”.

Barricada conservadora

Para el PNP, los retos van más allá de derrotar al ELA, pues también tienen que lidiar con las dudas de conservadores del Congreso, como el propio presidente del Comité de Recursos de la Cámara baja federal, el republicano Doc Hastings (Washington), que reclaman examinar si para una petición de la estadidad se requiere una “supermayoría”, tener el inglés como idioma común y mejorar el nivel económico

De cara a las presidenciales, el republicano Mitt Romney ha prometido impulsar la estadidad sin condiciones, si una mayoría de 50% más uno apoya esa alternativa el 6 de noviembre.

Mientras, el presidente Barack Obama está decidido a impulsar un plebiscito federal vinculante para el Congreso, si la consulta de noviembre no produce resultados claros.

“No tengo duda de que el día que el Congreso le ofrezca la estadidad a Puerto Rico una supermayoría la va a ratificar”, indicó el comisionado Pierluisi, quien considera que para los puertorriqueños la estadidad es un asunto de “calidad de vida”.

Un asunto de dignidad

La campaña publicitaria del PNP de cara al referéndum -con una fuerte presencia de la bandera de Puerto Rico- ha enfatizado en que el debate de status no es un asunto de “identidad”, sino de “dignidad”, en referencia a la falta de participación y representación de los boricuas de la Isla en las decisiones que toma el Gobierno federal.

“Si difícil es salirnos de la cláusula territorial (bajo la cual está el ELA), lo de la estadidad es un imposible. El Senado de Estados Unidos nunca va a aprobarla”, dijo el historiador Ángel Collado Schwarz, quien fue fundador del Movimiento Unión Soberanista (MUS), del cual se desvinculó cuando comenzaba a inscribirse como partido político.

Para Collado Schwarz, no obstante, si gana el “Sí”, es decir mantener el actual status territorial, “nos podemos olvidar del debate de status por una generación”.

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com
Volver a Portada
Portada > Noticias
Anterior Siguiente