Empresas Massó lucha por mantener sus operaciones
15/10/2012

Empresas Massó continúa batallando por permanecer en el mercado, pero cada vez se le hace más difícil seguir operando sus tiendas.

El pasado mes cerró dos de los cuatro locales que aún estaban en operaciones: el de Ponce y el de Cayey. Y en días recientes, la empresa anunció una venta liquidación en su tienda insignia, la Massó de Bayamón en la carretera número 2.

“Venta liquidación, todo se va, 80% de descuento”, leen los cruzacalles en la tienda de Bayamón. Dicho local de 20,000 pies cuadrados se construyó en el 2008, contiguo a la tienda original que era más pequeña.

En entrevista con Gildo Massó, dueño del negocio, este negó que vaya a cerrar el establecimiento de Bayamón.

Aseguró que seguirá dando la batalla con esa tienda y con la de San Lorenzo, aunque reconoció que la hazaña es cuesta arriba.

“Yo soy ferretero y los planes son quedarme operando a menor escala. Pero esto cambia día a día y nos hemos achicado cada vez más”, manifestó Massó, quien indicó que apenas le queda una treintena de empleados.

Massó llegó a tener más de 600 empleados y 10 tiendas, incluyendo un concepto “express” en un centro comercial en Caguas. De hecho, en 1997 compró las tiendas Builder Square en Puerto Rico por $120 millones y las convirtió en Plaza Massó.

Seis años más tarde, vendió los seis locales a Home Depot y se quedó operando las Ferreterías Massó.

No hay duda de que la crisis económica, junto con la caída del sector de la construcción, afectó adversamente a esta cadena ferretera puertorriqueña.

Un vistazo a las cifras de ventas en establecimientos comerciales en tiempos recientes evidencian lo deteriorado que está el sector.

En los últimos cinco años -de 2006 a 2011-, las ventas en el sector de ferreterías han decaído un 27%, mientras el renglón de madera y casas prefabricadas ha disminuido un 23%, según las cifras de la Compañía de Comercio y Exportación.

Por Marian Díaz / mdiaz1@elnuevodia.com
Volver a Portada
Portada > Negocios
Anterior Siguiente