“Así se bate el cobre”
25/09/2012


Hay que hablar en arroz y habichuelas con el combo agrandado, y es que suele ser más llamativo comentar sobre la supuesta perdición de la juventud que de sus logros. Los jóvenes tendemos a ser el sector olvidado del gobierno, pues a la hora de recortar ayudas y ajustar presupuesto el sistema de educación es el primero en sufrir las consecuencias.

Pero claro, no queremos jóvenes en las calles como desertores escolares, criminales y drogadictos pero, sin embargo, no se fomenta y, por el contrario, se restringe el deporte y el arte, que son vías y métodos de escape personal, formación, expresión y, sobre todo, educación.

Entonces queremos un Puerto Rico unido, lleno de paz y solidaridad cuando estos métodos de unificación no se practican y se apoyan.

“Así se bate el cobre”, pues durante toda mi vida fui estudiante del sistema público de enseñanza presenciando la falta de materiales, la eliminación de talleres y las luchas interminables de los maestros para competencias y presentaciones en representación digna de Puerto Rico, y les confieso que situaciones como esta crean desilusión y frustración. A pesar de que “la juventud está perdida” nosotros seguimos trabajando y esforzándonos para hacer la diferencia. Y es que en realidad hace falta un sistema íntegro de educación, pues un pueblo educado es un pueblo lleno de mentes capaces, conscientes, maduras y tolerantes, características que tanto hemos perdido.

Me parece que antes de invertir en proyectos sin visión futura se debe comenzar a incrementar la calidad del sistema de educación y extender oportunidades de proyectos innovadores que provoquen cambio, satisfacción, motivación, inspiración y ese sentimiento de lucha en la juventud, pues al final seremos los líderes de nuestro Puerto Rico.

Exhorto a los políticos a enfocarse en la educación y en los problemas verdaderos de Puerto Rico, dejemos el surrealismo y comencemos a trabajar en todo el sentido de la palabra. Fomenten en la juventud el arte y el deporte, pues son herramientas que la sociedad utiliza para crecer, transmitir y enseñar, definen verdaderos valores, refuerzan el sentido de pertenencia como pueblo y cultivan la autoestima.

De esta forma creamos un país saludable, diverso y culto. ¡Vivan el arte, el deporte y la juventud!

DAVELYN TARDI REYES ()
Volver a Opinión
Portada > Opinión
Anterior Siguiente